jueves, 14 de febrero de 2008

Bloggaventuras

Esto de la blogsfera es un puntazo.
Para los que tenemos (o nos creemos que tenemos) esa venina creativa, palpitante e inquieta, tener un foro donde poder expresarnos libremente (tan libremente como que podemos decir lo que nos salga de la gaita, porque es nuestro propio foro) es algo así como el hilo con el que coser las alas que alguien siempre pretende cortarnos. Ay, siempre quejándome.
Bueno, escribir en tu blog, no es torear a un 'vitorino' en Las Ventas a nivel de difusión, desde luego.
Por seguir con las comparaciones taurinas (que por cierto, detesto) escribir en tu blog sería algo así como torear a tu primo el pequeño con la chaqueta del chandal en el pasillo de casa.
Pero ahí es donde le vemos la gracia. No vas a tener que rendirle cuentas a nadie, porque no va a haber ningún público exquisito silbándote por no matar a la primera.
Tienes la desventaja de que no vas a cortar ningún rabo, cierto. Pero tienes la ventaja de que tampoco te van a cortar el tuyo. (Ves, hasta puedo poner 'rabo' en una cutre comparación con un pene. E incluso si quisiera, podría poner 'polla' en en vez de 'pene' y nadie me pediría explicaciones), pero hoy no me apetece ser grosera.
Todo esto viene a que yo y alguno de mis compañeros nos hemos embarcado en varias 'bloggaventuras'. Desde luego, no por dinero, que esto no da un puto duro, sino para dar rienda suelta a esa nuestra creatividad y ganas de expresarnos libremente de las que os hablaba.
Los dos nuevos blogs son Bierzo Cultural y Vivo en mi pueblo. No os cuento de que van para que lo descubraís vosotros mismos pinchando en los enlaces. También os recomiendo El ojo pescador, un diario web de fotos chulísimas donde mi amigo y compañero César Sánchez nos regala su gran talento. Nos seguimos viendo en la blogsfera.