miércoles, 11 de junio de 2008

Oda a la vida

Llevo dentro de mí un pequeño gran motivo para estar más contenta que nunca. Sin embargo, jamás me había sentido tan triste. Y estando así, me doy cuenta de los malos ratos y disgustos que he vivido en otras ocasiones y que me podía haber ahorrado tranquilamente.
Ahora es cuando veo que hay que tratar que estar feliz el mayor tiempo posible. Que ni los berrinches por las cosas de trabajo, ni los desoladores desamores de la adolescencia, ni las puyas y puñaladas traperas que a veces te lanza el entorno, ni las derrotas del fútbol, merecen que se les preste la más mínima lágrima.
Porque cuando menos te lo esperas, la vida te tiene reservado un hachazo de los que sí te desgarran realmente las entrañas y al que tienes que dedicarle todos esos llantos y a la vez, también todo tu valor y tus fuerzas para superarlo y seguir adelante.
Demasiado pronto y sin dar muchas explicaciones, esta injusta vida decidió hace unos días llevarse para siempre a Nedi, mi madrina, mi tía, mi princesa.
Para ella, donde quiera que esté, para quien viene en camino y para toda mi familia, que se debate estos días entre el amargo dolor de haber perdido a uno de los suyos y la extraña alegría de esperar a un pequeño nuevo ser, he rescatado estos bonitos versos de Pablo Neruda que pertenecen a su poema 'Oda a la Vida'.

La noche entera
con un hacha
me ha golpeado el dolor,
pero el sueño
pasó lavando como un agua oscura
piedras ensangrentadas.
Hoy de nuevo estoy vivo.
De nuevo
te levanto,
vida,
sobre mis hombros
...
...

4 comentarios:

Pedro "Gazt..." dijo...

Enhorabuena, Diana, por tu buena nueva. En semejante situación de espera, sólo debe haber espacio para la ilusión, la alegría, la felicidad...¡Sólo el futuro es vida!, que decía el poeta, el pasado ya es nada.
Rematas tu artículo con unos versos de Neruda, muy bonitos y apropiados para ese sentimiento dual que se ha instalado en tu corazón y en el de los tuyos, pero yo quiero recomendarte una canción de Presuntos Implicados, titulada "Mi pequeño tesoro", cuya letra dice así:

Mi pequeño tesoro
se haya escondido
entre el valle y el monte
que hay en mi ombligo.
Mi pequeño trocito de gloria
es el alba que alumbra
una nueva historia.

Mi pequeño tesoro
quiere ver cosas,
y por él me despliego
como una rosa.
Mi pequeño trocito de vida,
es un ángel que viene a mí
de puntillas.
Tengo cinco razones
para quererte,
una atada a mi espalda
y otra a mi suerte,
y las tres que me quedan,
son tu sonrisa,
tu ternura sin falta
y otras delicias.
....................

Escucharla cantada por Soledad, es una delicia.

Espero que te guste, y se te alivie el dolor por tu "Nedi", con el bálsamo de la esperanza...

Nota. Me imagino que "Nedi", tu madrina, tía y princesa, es el diminutivo familiar de Enedina.
Te aseguro que no existe nombre de mujer mas bonito en este mundo. Solo personas "muy singulares" han sido agraciadas con él. Por eso no abundan. Se lo que digo, porque es el que distinguía a mi madre, y a pesar de los 34 años que hace que se mudó a otro espacio, por ese insondable misterio de la vida, siento su calor en mi corazón, como cuando estaba en su regazo. Este, es otro misterio que tampoco podrá explicar nunca la Termodinámica.
A lo mejor tu sientes la misma sensación...

Afectuoso saludo.

Diana dijo...

Me ha gustado mucho tu comentario, Pero Gazt. Muchas gracias.

pikinb dijo...

Querida Diana,

La vida algunas veces es injusta y amarga, pero en algunos momentos nos trae momentos mas felices, en ellos devemos encontrar toda nuestra energia para los momentos mas dificiles.

Animo y un abrazo

germán dijo...

La logica se destruye cada vez que unimos el principio con el final de la vida. Mejor la poesia.
Enhorabuena Diana.